La lectura, la asignatura pendiente de los españoles

LibrosHace unos días leí en la prensa que un tercio de los españoles no lee “nunca o casi nunca”, otro tercio leía alguna vez y el último, leía con cierta asiduidad.

Dentro de estos últimos, un diez por ciento lo hacía utilizando los lectores electrónicos o eReaders. Está claro que las preferencias de los que leemos, entre los que me incluyo, ha sido, es y será el libro físico. Porque ya no se trata solo de leer y abrirte a los mil y un mundos que te propone el autor del libro, sino que su contacto físico que se tiene con él, al sostenerlo con las manos es insustituible y esa sensación jamás te la dará un lector de libros electrónico. Es una sensación cálida, armoniosa contra la frialdad del lector.

Y no olvidemos el sentido de la “propiedad”. Con el libro en las manos nos sentimos propietarios de un tesoro que mimamos y guardamos. Yo, que utilizo también los eReader, no he tenido nunca esa sensación de “propiedad” sobre los libros que contiene la memoria del artilugio electrónico. Los veo como algo etéreo, intangible y mi sentido de la propiedad me exige poder tocarlo y manipularlo con mis manos.

Crisis de inspiración

inspiracionQuiero decir, salir airosamente, no de cualquier forma, como podemos observar que se hace en algunas malas películas o series de la tele, que de repente y de un plumazo se han cargado el problema. Cuantas veces no habremos dicho, ¿de donde ha salido eso? ¿Cuándo ha llamado? ¿Cómo han llegado hasta aquel almacén? etc.

No se trata de modificar lo escrito en unas páginas anteriores, que son las culpables de la situación actual, porque eso es claudicar y entonces nuestro orgullo se resiente. Se trata de dar con una continuación que a su vez proporcione otras situaciones, y poco a poco, la novela se va engrandeciendo por si sola. Uno solo se dedica a teclear y la inspiración hace el resto.
Para enfrentarse a esto, cada cual tiene su técnica. Yo por ejemplo, como no suelo rendirme, y por experiencia sé que tarde o temprano la divina inspiración me traerá la solución, pues en tanto en cuanto la señora se digna visitarme, normalmente empiezo otra novela, que incluso es posible que acabe antes que continuar con aquella. Las cosas son así. Siempre conviene tener un plan “B” en forma de idea de nueva novela.
Es como aquel entrenador que dijo, “fútbol es… fútbol”. Pues aquí podríamos decir que “escribir es…..” ¡Vaya por Dios,  me ha abandonado la inspiración!.